Algunos datos sobre lumbalgia – Nueva Medicina

Algunos datos sobre lumbalgia

Algunos datos sobre lumbalgia

La lumbalgia o dolor lumbar crónico es una de las causas más frecuentes de consultas médicas.

La EPIDEMIOLOGÍA argumenta que más de un 80% de la población, la sufre durante su vida. Según estudios, cerca de un 80% de los costos de la atención médica se deben a ella. Es más, el 40% de los que sufren dolor lumbar, luego padecen dolor crónico, también llamado ciática, como mínimo seis meses. La edad, el estrés y los estados anímicos pueden provocar dolor lumbar crónico.

Se considera CRÓNICO, cuando el dolor perdura por tres o más meses. Aunque a veces no se considera así porque el dolor es espaciado, pero al ir intensificándose y ser degenerativo, acaba en patología lumbar. Para prevenir, es importante el análisis fisioterapéutico.

Se ha investigado, que una correcta historia clínica y EVALUACIÓN BIOPSICOSOCIAL, son vitales para un buen diagnóstico y posterior tratamiento de los pacientes con dolor lumbar crónico.

Es importante descartar patología musculoesquelética grave como COLA DE CABALLO, ESPONDILOSIS ANQUILOSANTE, COMPROMISO RADICULAR. Esto lo debe realizar el médico de confianza y revisarse de todas formas en cada visita con los respectivos especialistas (fisioterapeuta, osteópata etc.).

Existen también otras causas del dolor lumbar, ANEURISMA ABDOMINAL, CÁNCER, QUISTES OVÁRICOS, APENDICITIS, PROSTATITIS, CÁLCULOS RENALES, INFECCIONES URINARIAS. La sospecha de cualquiera de éstas, requiere tratamiento médico inmediato.

Está demostrado que muchos pacientes con dolor lumbar crónico mejoran con TERAPIA MANUAL, EJERCICIO Y READAPTACIÓN PROGRESIVA. El tratamiento ortodoxo más eficaz es la combinación de EJERCICIO PROPIOCEPTIVO y de CONTROL MOTOR con las MANIPULACIONES VERTEBRALES.

Se siguen utilizando de manera general, aunque controvertida, los ultrasonidos, la estimulación eléctrica, el láser de baja frecuencia, la diatermia y el masaje, ya que se consideran solamente un placebo.

Tras agotar todas las vías de tratamiento, se recomienda el ABORDAJE QUIRÚRGICO en algunos casos, aunque cada vez aumentan más las cirugías de columna vertebral sin justificación. Son muchos los riesgos, INFECCIÓN, PERSISTENCIA DE DOLOR CRÓNICO, PSEUDOARTROSIS, LESIÓN DEL NERVIO, COMPLICACIONES EN LA ZONA DEL HUESO OPERADO y COMPLICACIONES GRAVES COMO LA MORTALIDAD POSTOPERATORIA y EMBOLIA.

Para concluir, el tratamiento MULTIDISCIPLINAR, es el más beneficioso para tratar el dolor lumbar crónico y en definitiva cualquier otra dolencia, hay que cuidar el aspecto físico, psicológico y social. Los profesionales deben trabajar en equipo, el médico traumatólogo, fisioterapeuta, osteópata, terapeuta ocupacional y psicólogo. Es importante evitar que el paciente entre en depresión ya que es un mal pronóstico para superarlo.

La EPIDEMIOLOGÍA muestra que sobre el 80% de la población la sufren durante su vida. Existen estudios que nos dicen que son alrededor del 80% de los costes de la atención médica. El 40% de los que sufren dolor lumbar luego padecen dolor crónico o ciática durante como mínimo 6 meses (1).  Cuanta más edad tengas, más factores estresantes sufras (como estar casada o casado) y si estás deprimido más riesgo tienes de sufrir el dolor lumbar crónico (1).

El dolor lumbar de tres meses o más se considera CRÓNICO. Dolores lumbares separados en el tiempo y que cada vez son un poco más intensos no se considera crónico, pese a ello es un proceso degenerativo cronificado y acaba en patología lumbar. Es importante en estos casos un buen análisis fisioterapéutico para hacer prevención.

La investigación (11) ha demostrado que una correcta historia clínica y EVALUACIÓN BIOPSICOSOCIAL son vitales para establecer un diagnóstico y tratamiento acertado de los pacientes con dolor lumbar crónico.

Es importante descartar patología musculoesquelética grave como COLA DE CABALLO, ESPONDILOSIS ANQUILOSANTE, COMPROMISO RADICULAR. Esto lo debe realizar el médico de confianza y revisarse de todas formas en cada visita con los respectivos especialistas (fisioterapeuta, osteópata etc.).

También existen otras entidades que pueden producir dolor lumbar como ANEURISMA ABDOMINAL, CÁNCER, QUISTES OVÁRICOS, APENDICITIS, PROSTATITIS, CÁLCULOS RENALES, INFECCIONES URINARIAS. Si se sospecha de estas es vital el tratamiento médico inmediato.

En el caso de dolor lumbar crónico está demostrado que un gran número de pacientes mejoran con TERAPIA MANUAL, EJERCICIO Y READAPTACIÓN PROGRESIVA. El tratamiento conservador del dolor lumbar más eficaz es la combinación de EJERCICIO PROPIOCEPTIVO y de CONTROL MOTOR (4) con las MANIPULACIONES VERTEBRALES (5). 

Los ultrasonidos (6), estimulación eléctrica (TNS, interferenciales) (7,8,9), láser de baja frecuencia (9), diatermia (9) y masaje (10) no ha demostrado ser más eficaz que el placebo en el dolor lumbar crónico. Su utilización es más que CONTROVERTIDA. Pese a esto se siguen utilizando como norma general.

El ABORDAJE QUIRÚRGICO está recomendado en algunos casos pero siempre tras agotar las vías de tratamiento conservadoras (2). Pese a ello cada vez aumentan más las cirugías de la columna vertebral sin justificación. Existen riesgos (3) como INFECCIÓN, PERSISTENCIA DE DOLOR CRÓNICO, PSEUDOARTROSIS, LESIÓN DEL NERVIO, COMPLICACIONES EN LA ZONA DEL HUESO OPERADO y COMPLICACIONES GRAVES COMO LA MORTALIDAD POSTOPERATORIA y EMBOLIA.

En conclusión, el TRATAMIENTO MULTIDISCIPLINAR es el más beneficioso (11) para tratar el dolor lumbar crónico y en definitiva cualquier dolencia crónica. Hay que cuidar el aspecto físico, psicológico y social. El médico traumatólogo, fisioterapeuta, osteópata, terapeuta ocupacional y psicólogo son los profesionales más utilizados e importantes en estos equipos.

Os preguntaréis el psicólogo porque. Es sencillo el dolor mantenido en el tiempo aumenta el estado de alerta bajando la tolerancia al dolor, produce actitud de evitación del dolor y empeora el cuadro. Es importante evitar que el paciente entre en depresión ya que es un mal pronóstico para superarlo.

Por esto existen cada vez más clínicas multidisciplinarias disponibles para pacientes que necesitan este tipo de atención y debería ser la forma de trabajar para todos los pacientes en general.

Fuente consultada: cmtosteopatia.com

Compartir

administrador