Colgate anuncia la retirada del peligroso triclosán de su pasta de dientes – Nueva Medicina

Colgate anuncia la retirada del peligroso triclosán de su pasta de dientes

Colgate anuncia la retirada del peligroso triclosán de su pasta de dientes

Colgate-Palmolive Company -multinacional presente en 222 países dedicada a la fabricación, distribución y venta de productos de higiene bucal, higiene personal y limpieza del hogar- ha decidido retirar el triclosán de su producto más vendido: Colgate Total. Hablamos de un microbicida presente en cerca de un millar de productos que puede causar graves problemas musculares, endocrinos e inmunológicos e inunda hoy nuestros ríos y lagos afectando a todo el ecosistema.

Colgate lleva muchos años afirmando en sus folletos y en la propia web que el triclosán es un químico seguro carente de riesgos para la salud a las dosis en que está aprobado por lo que siendo prácticamente inocuo además de eficaz ¿por qué lo retira? Dejamos la respuesta al lector.

Lo llamativo es que en septiembre de 2017 la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicó una nota «aclaratoria» titulada «El bulo de Colgate» en la que decía textualmente: «Está compartiéndose nuevamente estos días en redes sociales una presunta alerta, que ya tiene tiempo, que asegura que el dentífrico Colgate Total tiene un contenido en triclosán que lo convierte en peligroso pues el triclosán puede provocar cáncer. Lo cierto es que Colgate Total tiene un contenido de triclosán del 0,3%, que está dentro de los parámetros legales para dentífricos y, según el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Comisión Europea (SCCS), no es perjudicial para la salud catalogando dicho organismo el uso de triclosán como seguro. Su función en este producto es como antiséptico, para prevenir o ayudar a controlar la gingivitis. Para justificar el bulo se citan argumentos de la FDA, la agencia del medicamento estadounidense, pero son de hace 17 años y relacionados con cuestiones que nada tienen que ver con este asunto. Sí es verdad que existen sospechas de que el triclosán puede ser un alterador del sistema hormonal (disruptor endocrino) pero hasta la fecha no se ha probado en absoluto que el triclosán sea cancerígeno y menos que haya provocado malformaciones óseas como afirman algunos». Tal es la nota de la OCU, entidad que lleva años explicándonos sobre todo dónde comprar más barato y qué producto es mejor -con criterios a menudo más que discutibles- pero no informa ni alerta adecuadamente de los problemas reales de los «consumidores de salud», ámbito en el que ha demostrado una tolerancia tan infinita como inaudita.

Y es que apenas dos meses antes -en julio de 2017- nuestra revista explicaba que un equipo de investigación de la Universidad de Massachusetts (EEUU) coordinado por Guodong Zhang acababa de publicar en Science Translational Medicine un estudio murino según el cual el triclosán altera la microbiota intestinal pudiendo producir colitis y cáncer de colon a corto plazo. Es más, explicamos que se había detectado ese tóxico en la orina ¡del 75% de las personas analizadas en Estados Unidos! Y también en los conductos nasales del 41% de los adultos según un estudio de la Universidad de Michigan dirigido por el profesor Blaise Boles que se publicó en la revista de la Sociedad Americana de Microbiología estando muchos de ellos infectados por el Staphylococcus aureus. Y hace ya 8 años advertimos en el artículo El ignorado peligro de los microbicidas -apareció en el nº 137 correspondiente a abril de 2011- que el triclosán se acumula en la leche materna afectando al desarrollo sexual y neurológico de los bebés.

Y es que la OCU parece obviar que se trata de un tóxico presente hoy en jabones, detergentes, champús, geles de baño, suavizantes, desodorantes, antitranspirantes, pastas de dientes, cremas hidratantes, toallitas, mascarillas, enjuagues bucales, productos de primeros auxilios (vendas, tiritas, etc.), cepillos para el pelo, esponjas, maquinillas de afeitar, pañales, camisetas, ropa deportiva, ropa interior, baberos de bebé, vestidos, abrigos, calcetines, zapatos, pijamas, uniformes, servilletas, manteles, fiambreras, bandejas, escobas, cepillos, cubos de basura, ceras, toallas, edredones, almohadas, fundas de colchón, colchones, mantas, cortinas de ducha, tapas y asientos del WC, alfombras, antideslizantes de bañera, azulejos, cabinas de ducha, adhesivos, celulosas, materiales de aislamiento, pinturas, plomería, selladores, filtros de aire, toldos, juguetes, cortinas, lonas, alfombras, humidificadores, móviles, tarjetas de crédito, carné de conducir, papel moneda, tapones para los oídos, mangueras y un sinfín de productos más. En suma, ¡está en casi todas partes!

Y lo vergonzoso es que sobre el triclosán existe un estudio de la Asociación Médica Americana del año 2002, otro de la FDA del 2005 y más de medio centenar realizados entre 1988 y 2018 por universidades e instituciones públicas de todo el mundo y en ninguno de ellos se encontró evidencia de que suponga alguna ventaja sobre el agua y el jabón a pesar de lo cual está aprobado en centenares de productos de consumo.

Claro que la OCU tampoco ha explicado a sus miembros que Greenpeace y la Fundación Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés) ya denunciaron hace años que el triclosán tiene riesgos medioambientales y sanitarios inaceptables corroborándolo más de 200 científicos y profesionales que alertaron públicamente de ello en un documento que se conoce como la Declaración de Florencia sobre el triclosán y el triclorocarban. ¡Y aun así lo defienden!

Nosotros volvemos a insistir: lea los prospectos de todo lo que compre y deje de usar los que contienen triclosán. Y lo mismo sugerimos que haga con los que llevan triclorocarban, clorhexidina dioxinas o furanos.

Adelántese a la decisión que muy probablemente tome -más pronto que tarde- el Comité Científico para la Seguridad del Consumidor de la Comisión Europea (SCCS) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) que ya están valorando su peligrosidad ¡y la de otros 23 químicos usados en dentífricos! Algo que explicaría por qué Colgate Palmolive ha tomado la decisión de retirar de inmediato el triclosán de su Colgate Total.

Fuente: dsalud.com

Compartir

administrador